Analizar partidas con ayuda informática

martes, 7 de julio de 2009

La mayoría de los jugadores estarán de acuerdo conmigo en que la mejor forma para aumentar la fuerza de nuestro ajedrez es jugar y jugar partidas. A su vez, la segunda opción para mejorar es analizar partidas, sobre todo nuestras propias partidas. Y para ello, en mayor o menor medida, utilizamos ayuda informática.

Los ordenadores se han convertido en una herramienta cotidiana para desarrollar muchas tareas, tanto profesionales como de ocio, y el ajedrez tampoco escapa a la informática. Es más, la informática en relación con el ajedrez tiene una afinidad muy clara. Dos ejemplos: Internet permite de manera increíblemente fácil mostrar y difundir información ajedrecística (formatos de bajo peso en Kbyte, etc.); o la existencia de potentes herramientas para gestionar ingentes cantidades de partidas, posiciones, planes, etc. que hace unos años eran impensables.

La revista Jaque (nº 536), publicó una entrevista que hizo Leontxo García al actual Campeón del mundo Vishy Anand. Aunque la publicación de este ejemplar de Jaque ya tiene unos años, parte de la entrevista no ha perdido vigencia. En la página 9 aparece, entre otras, esta pregunta y respuesta:

“LG: La informática ha cambiado drásticamente el ajedrez.

VA: El ordenador es una herramienta que te permite ser mucho más productivo. No hace falta acarrear libros, y puedes actualizar diariamente. Y los programas de análisis, que calculan miles de jugadas por segundo, te permiten hacer en una semana lo que antes hacías en un mes. Mi capacidad de almacenar la información ha subido mucho. En este sentido, los ajedrecistas iban a pie hace 30 años; ahora, gracias a los ordenadores, vamos en coche. Pero sin olvidar que todos vamos en coches, no sólo yo. O sea que, relativamente no ha cambiado nada. La diferencia entre dos jugadores de élite está en cómo utilizan esa montaña de información y sacan conclusiones. En definitiva, hay que trabajar mucho más que antes. Por otro lado, el ordenador te ayuda pero también te absorbe mucha energía, te obliga a cargar en exceso tu memoria y te quita confianza, porque nunca serás capaz de calcular tanto y tan rápido como una máquina. En realidad, dependes de ella, como me ocurre a mí hoy mismo. Se ha averiado, lo que me ocasiona un grave problema.”

Personalmente creo que, a la hora de utilizar una herramienta informática, es fundamental la disposición que tengamos para explotar las posibilidades que nos ofrece en provecho de nuestra finalidad: mejorar nuestra fuerza en el juego, seamos el campeón del mundo o un “aficionadillo” a las 64 casillas. Sin embargo, no por disponer de ¡5 millones de partidas! y clasificarlas en función de determinados criterios (apertura, jugador, año, etc.) vamos a aumentar necesariamente nuestro nivel de juego. Analizar partidas, nuestras partidas, con ayuda de una herramienta informática nos permite indudablemente aumentar nuestra fuerza de juego, sea el software que sea. Unos son mejores y otras peores, pero en definitiva (casi) todos los programas nos permiten, en mayor o menor medida, optimizar la búsqueda de la información que nos interesa.

En este sentido, la lectura del siguiente libro es muy recomendable. Christian Kongsted. How to Use Computers to Improve Your Chess. Gambit Publications Ltd. 2003. London. ISBN (10/13): 1904600026 / 9781904600022. En ChessCafe tenéis una completa review sobre él. Esta obra está dividida en dos partes, una primera más teórica llamada How the computer works, capítulos 1 al 4 y una segunda, de carácter práctico Improving with de computer que abarca los capítulos 5 al 11.

El capítulo 6, titulado Computer-assisted analysis, está dedicado, como su sombre indica, al uso del ordenador como herramienta de análisis. Y concretamente, dentro de este epígrafe, las páginas 131 a la 133 las dedica al análisis de nuestras partidas con el ordenador “Analysing your games with the computer”.

(La traducción está hecha por mí por lo que alguna “patadita” seguro que hay, incluso alguna frase he tenido que interpretarla más que traducirla, disculparme por ello):

“Analizando nuestras partidas con el ordenador”.

“Después de jugar una partida, siempre estoy muy ansioso por ver lo que Fritz o algún otro motor opina sobre los movimientos realizados durante la partida, para descubrir si hubo algunos golpes tácticos errados por los jugadores. Fritz – y la mayoría de otros juegos también – incorporan la funcionalidad “análisis completo”, con la que el programa permite automáticamente incluir anotaciones en la partida, e incluso varias partidas de forma consecutiva. Fritz proporciona breves comentarios textuales como “Te8 era una opción viable”, y también algunas variantes, evaluaciones y sugerencias de mejoras. Si bien esto inicialmente puede parecer entretenido, no es usado por jugadores de ajedrez serios. Mucho mejor sería dirigir el análisis manualmente en los puntos críticos para hacer pensar al ordenador más profundamente, mientras que en otras fases menos interesantes del juego pueden evitarse completamente.

Cuando anotamos los movimientos de la partida es importante no sólo comprobar las posiciones que surgieron durante la misma, sino también las variantes que ha calculado en el tablero. Un simple análisis manual puede revelar un montón de oportunidades perdidas y le hará más fácil entender que estaba sucediendo durante la partida y los sutiles momentos de cruciales.Según el Gran Maestro Artur Yusupov existen cuatro puntos en los que poner nuestra atención al analizar nuestras partidas. Debemos:

1) Encontrar los momentos críticos de la partida. Estos son los momentos en los que se cometieron errores, cuando las oportunidades no fueron aprovechadas, o cuando la evaluación de la situación cambió.
2) Encontrar el motivo de sus errores y tratar de buscar algunos patrones sobre los que pueda trabajar en su corrección.
3) Buscar nuevas ideas, posicionales y tácticas, jugadas sobre las que no prestamos atención durante la partida.
4) Prestar especial atención a la fase del juego de la apertura y encontrar posibles mejoras de nuestro juego.

¿Cómo puede el ordenador ayudarnos en este trabajo?

Sugiero que el análisis debe tener tres fases. En la primera fase introducimos la partida en el ordenador y, mientras, por detrás tenemos en marcha un motor de análisis para comprobar si existen meteduras de pata evidentes o movimientos obvios que hemos pasado desapercibidos durante la partida. En este punto también debemos comprobar las variantes que hemos calculado en el tablero. Cuando el programa encuentra algo interesante introduce el análisis como una variante de la partida. En ChessBase o en Fritz la línea del ordenador es introducida simplemente pulsando “Ctrl + espacio”, mientras que si es una sola jugada lo haríamos presionando “espacio”. Después de todo esto, debemos imprimir la partida y el análisis, y disponer de un tablero de ajedrez para comenzar nuestro propio análisis. Esto es lo que yo llamaría la segunda fase del análisis. Es importante que la primera fase del análisis asistido con el ordenador sea muy breve, de forma que tengamos la impresión de que el ordenador ha tenido en cuenta todo lo que era importante de la partida. En cualquier caso, al menos en este punto nunca habrá un desarrollo de los ordenadores.

La razón por la que sugiero que la segunda fase del análisis debe realizarse con un tablero real y unas piezas reales es que es mucho más fácil encontrar nuevas ideas, especialmente ideas posicionales, mientras así no somos distraídos por las líneas ofrecidas por el ordenador. Ya he mencionado los peligros de pensar como una máquina cuando analizamos con un programa informático. Tenemos tendencia a mirar los movimientos en lugar de los planes, y la valoración cuantitativa en lugar de la evaluación real de la posición.

La segunda fase del análisis debe ser más prolongada. Podemos comenzar a trabajar en la “1” y la “3”, y posiblemente conozcamos algunas cosas del breve análisis realizado por el ordenador. Al analizar con el tablero, tomaremos notas de interesantes planes posicionales y posibilidades tácticas. Trate de analizar todo y luego vaya a la tercera fase que es en la que el ordenador comprueba las líneas que ha encontrado, trazando planes posicionales y ensayando líneas tácticas.

En la tercera fase podemos realizar algunos análisis detallados asistidos por el ordenador sobre varias posiciones críticas, o podemos optar por realizar un “análisis profundo de una posición actual”, nuestra idea de los que sucedió en la partida debería ser mucho más clara y ahora estaríamos en disposición de hacer algunas anotaciones para nuestro propio beneficio. Estas anotaciones deberían contener notas de la fase “1” y “3” que hayan trabajado en esos puntos. Ningún programa informático puede ayudarnos a trabajar en la fase 2. La razón es que los motivos para cometer errores pueden ser múltiples. Podemos alcanzar una mejoría táctica, poner más atención en los planes de nuestro adversario, o puede ser motivos psicológicos los que expliquen una idea equivocada de los golpes tácticos de determinada partida. De todos modos, este tema queda fuera del alcance de este libro, de forma que no profundizaré más en ello, y está cubierto por muchos otros libros. Lo importante es que sus anotaciones deber incluir estos temas.

Debemos realizar algunas breves anotaciones iníciales acerca del tipo de errores cometidos en la partida, ¿por qué jugué esto?, ¿qué debo hacer para eliminar este tipo de errores? De manera adecuada, deberíamos pasar todas nuestras partidas con este modelo, pero si no disponemos de tiempo entonces comenzaremos con las derrotas y las tablas…”

En resumen, el autor danés nos propone dividir en tres etapas nuestros análisis con ayuda informática:

1. Introducir la partida y ver, en líneas generales, “por dónde van los tiros”.
2. Dejar a un lado el ordenador y comprobar en un tablero físico todas las posibilidades que se nos ocurran. Es la fase más importante.
3. Introducir en el ordenador la información obtenida con el trabajo en la fase 2 y profundizar en ella con ayuda informática para verificar su validez.

En líneas generales estoy de acuerdo con esta forma analizar partidas apoyados en un programa informático. El autor muestra una clara tendencia favorable al software de Chessbase. Hay que tener en cuenta que cuando se escribió este libro esta empresa proporcionaba soluciones que otros no ofrecían. Además, no es criticable y la calidad de este software es muy alta. Sin embargo, con el paso de los años han aparecido otras aplicaciones tan buenas como esta, por ejemplo Rybka Aquarium, y los que ya existían se han puesto las pilas para proporcionar entornos gráficos que permitan gestionar colecciones de partidas como es el caso de Shredder.

Un saludo.

6 comentarios :

Pau dijo...

Excelente, muy buen artículo, espero poderlo aplicar pronto y mejorar un poquito, porque parezco un pez estancado en un charca vallada.

Javier G. Maneiro dijo...

Hola Pau, gracias por el comentario.

Un saludo.

Anónimo dijo...

existe algún programa de ajedrez de nivel para ordenadores mac?

Anónimo dijo...

Buenisimo el aporte! muchas gracias

ADN dijo...

Hola, muy buen Aporte. Mientras leía la Entrevista se me ocurrió que es raro que no exista un programa para analizar partidas online, aunque sea básico.

Si conocen alguno, por favor, compártanlo. Saludos.

Javier González Maneiro dijo...

Hola ADN, gracias por tus palabras.

Lo único que conozco para analizar partidas online es la nueva posibilidad que ofrece Chessbase 12 (no sé si Fritz 13 también lo permite) desde donde podemos acceder a varios engines como Houdini, etc, en la nube.

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenid@s a Tablajedrez.

Deja tu comentario y pronto lo leeré para darlo de alta.

Gracias por tu visita.